Testimonio Laura

Hace ya un año que pasó, pero todavía me causa molestia. Iba caminando cuando, de repente, vi a dos chicos que iban en una moto, el que iba atrás me pasó dando una nalgada. Fue tan horrible, que no quisiera que a nadie más le ocurra. También, en otra ocasión, iba en un bus colectivo urbano y un hombre metió su mano por la parte trasera del asiento donde estaba una señora. Pobrecita. En otra ocasión iba en un microbús y el ayudante se me pegaba demasiado, me moví y pensé que quizás era la forma en que iba, pero, igual, él se movió y se volvió a pegar. De chiflidos y de palabras obscenas pasa de vez en cuando. La verdad, me da miedo.

ComparteShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *