Testimonio Jessica

Todos los días camino hacia mi trabajo, para llegar tengo que cruzarme la pasarela que comunica  la zona 8 con Colinas de Pamplona. En mi recorrido hacia la pasarela existe una calle donde hay varias fábricas y negocios de motores. Cada mañana paso frente a ese lugar, donde se encuentran sentados varios grupos de hombres, y realmente ya estoy cansada de escucharlos chiflarme y gritarme estupideces. El respirar profundo y caminar más rápido no funciona. Es frustrante no poder hacer nada. Soy solo yo y ellos como 30.

ComparteShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *