Testimonio Bernarda

Volvía de mi hora de almuerzo a mi oficina, por una de las aceras. Un conductor de tuc-tuc bajó la velocidad y se acercó para decirme, “Si quiere se monta y me la monto.” Yo ignoré al tipo y seguí caminando, pero insistió con el típico, “Sht sht, le estoy hablando.” Como lo ignoré, me dijo una serie de insultos. Yo me detuve y seguí caminando en el sentido contrario. El tipo a los días volvió a pasar por la misma calle a la misma hora, esta vez, acompañado de otro hombre que intentó tocarme desde el tuc-tuc. Yo me hice a un lado y decidí, mejor, cambiar la hora en que salgo a almorzar. Es triste ver que las personas se den cuenta que te pasa esto, y nadie haga nada por ayudarte, y más, que existan hombres que crean que pueden hacer este tipo de cosas.

ComparteShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

2 thoughts on “Testimonio Bernarda

  • octubre 6, 2016 at 9:12 am
    Permalink

    es horrible pasar por eso yo lo vivo a diario quisiera tener algo para poder exterminarlos en ese momento y pues aveces me han dado ganas de denunciarlos pero dudo que hagan algo…

    Reply
  • junio 21, 2017 at 4:02 am
    Permalink

    Buenos días,
    me llamo Carla y soy de Barcelona. Su testimonio realmente me ha llegado y me preguntaba si podría usarlo para un ejercicio de nuestra asamblea feminista.
    Muchas gracias!!

    Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *