Testimonio Claudia

Testimonio Claudia

En 1996, cuando tenía 29 años, caminaba en el mercado de Chichicastenango, cuando este estaba lleno y sentí que se me pegaba un hombre por atrás… Leer más

Testimonio Jaquelyne

Testimonio Jaquelyne

Por una diligencia que debía hacer en RRHH del IGSS (zona1), parqueé mi carro en el estacionamiento de la Municipalidad… Leer más

Desirée

Desirée

Mi abuelo sabía lo que fue tener los zapatos gastados por los kilómetros que lograba dominar, en la planta de sus pies llevaba varias maratones. Mi padre, al igual que él, supo cómo se sentía eso. Es más, me contaba sobre el muro en el que los corredores ya no tienen más cuerpo, y el alma es la que logra cruzar la meta. Pero toda esa emoción heredada, terminó el día decidí que quería hacer lo mismo.

Quería saber lo que era correr y todo lo que se disfrutaba en el camino. Según mi padre, se trata de un estilo de vida en el cual correr se vuelve parte de tu personalidad. Estaba motivada y a la mañana siguiente decidí atarme las agujetas y salir a trotar. Hay que iniciar por algún lado y mi asma no me deja ser tan optimista, sé mis límites. El otro límite que no tomé en cuenta fue la calle misma. Leer más