Testimonio Belén

Testimonio Belén

18 de enero de 2016

Siempre que voy al gimnasio, en vez de caminar 2 cuadras, tengo que agarrar el camino largo de 5 cuadras, para no tener que cruzarme a los 3 o 4 hombres que siempre están sentados afuera de su taller mecánico y que cada vez que pasaba me gritaban cosas. Me indigna tener que preocuparme por la ropa que llevo al gimnasio cada vez que voy tarde y tengo que pasar por ahí. Mi Hermana, que tiene 13 años, cada vez que sale de la casa de mi abuela tiene que pedirle que la acompañe, porque si sale sola los hombres que trabajan en el lavadero de enfrente le gritan cosas.

Testimonio Isabel

Testimonio Isabel

7 de enero de 2016

Un viernes por la tarde iba con mi novio, en el carro, de paseo al jardín botánico. Nos detuvimos en un semáforo y conversabamos. Observé que del otro lado de su ventana había una camioneta roja. El ayudante del chofer, al verme, se bajó el zipper del pantalón, sacó su pene y empezó a masturbarse. En ese momento el semáforo dio luz verde y seguimos. No tuve el valor de decirle a mi novio, pues me sentía asqueada, avergonzada y asustada. Al llegar a mi casa lloré de la rabia e indignación, pero lo callé por miedo a que nadie me comprendiera.

Testimonio Lucía

Testimonio Lucía

1 de enero de 2016

Es increíble como hasta en los mejores restaurantes puede haber acoso. Al entrar, mi novia y yo, a un restaurante muy bueno en Antigua Guatemala, había una mesa llena de hombres que, por su vestimenta, se podía notar que eran de Oriente. Llegamos a nuestra mesa y nos sentamos, al momento de entrar se escuchó el primer comentario, “Uy, mira eso vos.” Nos sentamos, llegó el mesero y los hombres de la mesa no quitaban su vista de nosotras, siguieron los comentarios hasta que pedí al mesero que nos cambiara de mesa, y así fue, sin embargo, los comentarios siguieron, “Parece pelicula porno,” “Que desperdicio de mujer,” “Deplano no les dieron bien.” Al momento de retirarnos, no aguanté e hice que mi novia saliera y yo regresé y les grité. Perdí el control pues arruinaron una noche especial, y su reacción fue reirse…

Testimonio Ligia

Testimonio Ligia

 

1 de febrero de 2016

Vivo en un país muy machista donde solicitan género masculino en las plazas de trabajo, donde las mujeres deben soportar todo tipo de acoso en la calle, donde las mujeres no entran a los bares solas sin ser molestadas porque piensan que uno busca un hombre. Donde la mujer independiente es mal vista, donde las mujeres que se divorcian se ven como fracasadas en el matrimonio y desdichadas madres solteras y no como mujeres que rompieron el silencio de no vivir con un alcohólico, por ejemplo, donde las madres de tus amigos le dicen a sus hijos que se alejen de una madre soltera porque ella está buscando un hombre que le mantenga hijos ajenos, donde las amigas, hermanas, madres de posibles parejas les aconsejan que ellos se alejen para evitarse conflictos.
Leer más

Testimonio Ana

Testimonio Ana
Hace pocos días pase junto a una casa con barandal alto, dos hombres, uno joven y uno mayor de 50 años...

Leer más

Testimonio María

Testimonio María
Un día fui por la tarde al gimnasio como siempre lo hacía, y cuando iba de regreso un hombre que no sé si estaba ebrio venía frente a mí...

 

Leer más

Testimonio Andrea

Testimonio Andrea
Un tipo que no conozco, se me acerca durante un concierto.
Me dice: “¿Vos sos Andrea Ixchíu va?”…

Leer más

Testimonio Luisa Fernanda

Testimonio Luisa Fernanda

El ser víctima nos hace estar con todas las mujeres que sabemos que lo han sufrido, no tiene edad ni tampoco horario para que ocurra, simplemente es salir a la calle y pasearse por lugares donde existen hombres que se aprovechan de la situación y te acosan…

Leer más

Testimonio Ana

Testimonio Ana

La tienda está a una cuadra de mi casa, ahora me da miedo ir;
siempre me asomo primero para ver si está un acosador porque
si está simplemente ya no voy a la tienda… Leer más

Testimonio Valentina

Testimonio Valentina

Tres mujeres caminábamos en el CC Miraflores, alrededor de las 15 horas, y nos percatamos de que por lo menos dos hombres nos seguían… Leer más